07 noviembre, 2012

REENCUENTRO CON MORROCOY

No me gusta Morrocoy, nunca voy. Soy de las que busco playas bien lejos, donde no vaya nadie, donde sólo se escuche el sonido del mar y la brisa y eso no pasa en Morrocoy. Por lo menos no de viernes a domingo. Este conjunto de islas y cayos en el Estado Falcón "protegido" bajo la figura de Parque Nacional es hogar de cientos de lanchas que se mueven a toda velocidad, gente que bebe hasta la inconciencia, muchedumbres en la playa, gasolina y aceite saliendo de los motores, música a todo el volumen posible, basura en el agua, basura en la arena, anclas destrozando los corales, lanchas destrozando los corales, gente destrozando los corales y en medio de esa anarquía un montón de playas absolutamente espectaculares llorando de desidia. No entiendo para qué la figura de Parque Nacional si no hay media norma que se cumpla.
Es por eso que cada vez que Francis, de Vulcanos Tours, me mandaba mensajitos e invitaciones para ir a hacer snorkel en Morrocoy, yo me hacía la loca. Entonces, mi colega y amiga Adriana Herrera (www.viajaelmundo.com) me escribió para decirme que ella quería ir, que fuéramos las dos. Decidí que era hora de dejar la necedad y darle otra oportunidad a ese paraíso maltratado de azules y palmeras.
Salimos un viernes por la mañana. Yo al volante, Adri copiloto y Stela (el GPS) comandando la ruta porque a mi estresa terriblemente pasarme el desvío y meterme de cabeza en la cola valenciana.
Adriana es una máquina de hacer ideas y en el camino estuvimos cual Pinky y Cerebro confabulando para apoderarnos del mundo. Terminamos decidiendo que haremos 4 viajes al año juntas y usaremos el HT #VenezuelaTeQuiero para promover esta cosa de viajar por el país que amamos tanto hacer y sentimos tan necesario.
Llegamos a Tucacas. Cada vez que paso me parece más feo e incoherente. Jamás logro comprender ese pueblo sucio y desordenado con centros comerciales y edificios de lujo. Me resulta de un absurdo abrumador. Si hay plata para locales gigantes, cómo es que no hay para hacer aceras y calles sensatas. Pasamos de largo y paramos a comer arepas con queso fresco justo antes de cruzar a Chichiriviche donde nos espera Francis. Llegamos al hotel donde nos hospedaron, dejamos los peroles en la habitación y nos encaramamos en una lancha para salir a snorkelear.
Adri cargaba un rollo con que le tenía miedo a los corales, que una vez buceando se aterrorizó y tuvo que salirse y todo. Para mi que le dio claustrofobia el buceo, pero ella resolvió que era con los corales la cosa y llegó dispuestísima a enfrentar a esos entes locos que crecen bajo el mar y hospedan peces pequeños. Yo había escuchado que en Morrocoy habían muerto más del 80% de los corales, así que supuse que mi amiga no tendría mayor problema.
Francis nos recibe amorosísima con su familia y Paulita. Mientras le averiguo la vida comprendo cuánto ama esta mujer el mar, especialmente el que estamos visitando. Una enfermedad intentó truncarle la vida, ella le sacó la lengua y se metió al agua. Es un pecesito, camina con cierta dificultad, pero ponla a nadar para que veas. A partir de su propia experiencia Francis se dedicó a reconciliar al mundo con el mar, le encanta que llegue un turista que no sabe nadar, que le tiene terror al agua o que, como Adriana, le tiene miedo a los corales. Ella sabe que es cosa de paciencia. No hay cómo no enamorarse del agua en Morrocoy, cristalina, calientica. Como un abrazo salado. Y si cuando te asomas ves colorines, vida y peces, ese amor es para siempre.
Llegamos a una puntica en cayo Sombrero, nos pusimos las máscaras, snorkel y chapaletas. Francis toda combinadita en rosado se lanza al mar y se ocupa con cariño de las fobias de mi amiga. Yo me voy de mi cuenta y veo el fondo marino. Un gran desierto me recibe, mucho coral muerto y, sin embargo, logro encontrar islitas de coral que se recuperan, estrellas de mar, pecesitos de colores y hasta una pequeña familia de calamares. El mar es noble, dice Francis. Sí lo es, pienso.
En la tarde vamos a la Cueva del Indio, Victor el lanchero nos va echando todos los cuentos que si de los nombres de los cayos, del barco hundido, de los mangles y de esa montaña que vemos detrás, una formación de roca milenaria y bosque que me sorprende. Nos bajamos en un muellecito y se alza frente a nosotros un muro de piedra enorme. Nos adentramos entre los cangrejos azules que se esconden y descubro los petroglifos. Me conmueve imaginarme cómo sería Morrocoy cuando los Caribe vivían ahí. Alzamos la mirada estupefactas con las dimensiones del lugar, pero la plaga interrumpe la contemplación y salimos de nuevo al mar a visitar el Santuario de la Virgen justo al lado. Adoro presenciar la devoción a deidades femeninas, me reconcilia con el mundo.
Esa tarde vamos con Francis y su familia a ver los apartamentos que alquilan. Adri y yo nos cenamos una pizza en Chichiriviche y a dormir. Nos espera madrugonazo.
A las 5:15 suena el despertador, sin mediar palabra nos ponemos los trajes de baño de nuevo y salimos a encontrarnos con Francias, Paulita y Víctor. La comeflor aquí quería ver pajaritos y el amanecer y fue complacida.
Nada como ver el sol salir cuando uno ya está afuera. El agua serena, el día desperezándose, las aves alzando vuelo. Tomamos unas fotos y seguimos a hacer más pero de las playas. Nos llevan a Varadero y nos regresamos en el acto. Un basurero gigante nos recibe en aquella maravilla de playa enorme. Tristísimo. Seguimos a Cayo Peraza, mucho más limpiecito y bello para fotografiar. Buscamos empanadas en el pueblo y continuamos el periplo con parada en Cayo Alemán, tranquilito y pequeño. Finalmente llegamos a Sombrero y nos bajamos con todos los aperos. Adri y yo gozamos haciendo fotos. Es tan bello, tan caribe, tan tropical, tan cliché. Les juro que Sombrero es casi empalagoso a esa hora del día cuando no ha llegado un alma.
Pero falta poco para que se convierta en un enorme sancocho de lanchas pegadas a la orilla, música, bebentina y mucha basura al final del día. 
Vamos hacia el otro lado. Veo a un hombre fumando, tiene una franela de Inparques, le pregunto si es el guardaparque y me dice que el sillero. Bota la colilla en la arena y me ignora. Es sábado en la mañana, no quiero pensar en qué estado queda esa playa el domingo por la tarde. Lo hablo con Francis, ella está al tanto y mueve cielo y tierra para crear conciencia. Sabe que es un problema grave y quiere ayudar a resolverlo.
Nos volvemos a poner los aparaticos de ser peces un rato y entramos al mar. En este lugar me encuentro más coralitos vivos y bastante más fauna que el día anterior. Me pregunto si es así o me estoy reconciliando con Morrocoy. Francis me da la cámara para tomarle una foto con Adri (quien por cierto nada feliz entre los corales a estas alturas) y me escapo con ella. Descubro que quiero mucho una buena cámara acuática porque gozo con el juguetico. Nos pasamos horas felices bajo el agua hasta que una lancha nos pasa cerca, veo las aspas de sus motores levantar arena sobre los corales. Saco la cabeza indignada, pero ni les interesa. 
Salgo poco después, feliz con todo lo que vi, con haber nadado sin que me diera frío, con haber tomado fotos, visto peces, estrellas, erizos enormes y calamares, con el entusiasmo de Francis a prueba de todo y la alegría de Adriana de haberse reencontrado con el mar. Entiendo que a mi sí que me gusta Morrocoy. Lo que no me gusta es la gente que va  a Morrocoy a tomar sol, echar pinta en una lancha, echarse palos y no respetan el parque. Lo que no me gusta es la gente que no se sensibiliza ante semejante espectáculo natural y dejan las latas de cerveza, las colillas, las chapas, las bolsas, la basura.
Si les pasa como a mi y quieren reconciliarse con Morrocoy o por lo menos conocer su lado más amable y natural, contacten a Vulcanos Tours www.vulcanostours.blogspot.com y contágiense del amor que siente Francis por su parque.


23 comentarios:

Victor Aranda dijo...

He llegado desde el blog de Ema y me ha gustado este paseo por Morrocoy del que no conocía nada.
Es envidiable ese paisaje, más si tenemos en cuenta la lluvia y el frio que tenemos ya por aquí.

Saludos desde Andalucía.

Anónimo dijo...

sin duda alguna tenemos le paraiso terrenal en nuestro pais y hay personas que lamentablemente no se dan cuenta de ello y creen que ir a la playa es beber fumar y dejar la basura en todos lados, conozco a francis desde hace años atras y se que morrocoy y su esplendor la aman tanto como ella los ama a ellos, pronto volvere a la playa y hare snorkel junto a mi gangy para de nuevo vivir la inmensidad del mar como se debe que viva el mar lleno de misterios.

Saludos desde valencia venezuela

ATTE: Daniel Mendoza

vulcanostours dijo...

Arianna para nosotros fue una experiencia unica de esas que nutren el alma cuando compartes con viajeros, proximamente nuestra web estara disponible en 4 idiomas en este link www.vulcanostours.com demás esta decir cada vez que quieran visitarnos tienen casa, familia y amigos, les propongo un nuevo reto snorkel de profundidad en boca seca y cayo peraza un abrazo enorme, francis paolucci

Layra Muñoz dijo...

Ir a los cayos en Morrocoy y sumergirse en sus aguas azules y cristalinas es lo mas relajante q puede haber... Si quieres escapar y pasar un fin de lo mas rico .. Mi ami Francis con su súper equipo en Chichi ( desde el lanchero hasta los peces) todos te harán respirar en un paraíso.. También le perdí un poco el miedo al snorkel, pero, quiero ir a las profundidades .. Y por supuesto seguir bañandonos en el pocito con Guisa..y comer coco con Franco ... estamos muy agradecidas de disfrutar en familia con Vulcanos Tours...Mas finoooo!!!

Ender dijo...

Tienes toda la razón con lo que pasa en Morrocoy, Tucacas y también Chichiriviche.

No hay control de nada.

Fui un día de vacaciones y "fue horrible" como dice la canción, pero luego regresamos a Cayo Sombrero un lunes y fue lo mejor.

La espalda nos ardía del sol que tomamos casi todo el día con el Snorkel.

http://www.fotosypaisajesdevenezuela.blogspot.com/search/label/Cayo%20Sombrero

Anónimo dijo...

Que ricura poder leerte, me haces nadar,volar,caminar,viajar con tus relatos! Dios te dio un don maravilloso, nunca dejes de hacer esto! besos

Gracias

Aglae Gonzalez
@aglaetamar

Jenioska dijo...

Morrocoy. . .creci en sus aguas. .en sus cayos. . con sus peces. .he pasado temporadas vacacionales ahi. . dias de carpa y he tratado de no dejar nisiquiera el papelito de un caramelo. . cuanto quisiera q todos pensaramos igual, que recogieramos las botellas,los cigarrillos,el envase de refresco pero no; es mas facil tirarlo y mientras el comun denominador piense asi mana seguiremos viendo un pueblo y un parque feo salvo las prifundidades te recrean la vista. . hasta la temperatura del agua te agradece le hayas dado una oportunidad a Morrocoy. . Ey yo tambien #Venezuelatequiero!

Reina aka @elbuedel dijo...

Casi me haces llorar... extraño mucho la playa!!!! :'(

Aunque pronto voy a Cartagena que me han dicho que es un espectáculo de ciudad (me encantan las ciudades con playas!), pero no pienso que me voy a encontrar con esas playas azulitas paradisíacas de nuestras costas venezolanas. Ya les contaré!

Luciano de los Santos dijo...

Vas de un lado a otro en tu nota pero en nada exageras aunque montes los extremos. Hice mi viaje a Morrocoy (Chichiriviche) con amigos y de la mano de Francis (Vulcano Tours).Recuerdo imborrable si los hay. Dentro del parque hay lugares que son el paraíso y que uno logicamente a la distancia los idealiza. En mi top pongo a Cayo Sombrero y caminar por playa Varadero hasta su final y que después si, que la cuenten como quieran!! Desde Argentina, con mucho cariño. Carpe Diem.

Kru dijo...

A pesar de todo lo negativo que mencionas en tu redacción (nada lejos de la realidad) Morrocoy tiene su encanto, difícilmente encontraras esa combinación de aguas cristalinas color azul turquesa rodeadas de palmeras que le brinda un paradisíaco toque caribeño, "como sacadas de una postal". Resulta ideal visitar estas hermosas playas de la mano de un guía que te muestre la belleza que existe mas allá de lo que a simple vista podemos ver.

Anónimo dijo...

Yo tambien extraño lo que fue Morrocoy 20 años atras. Los mejores recuerdos de mis vacaciones infantiles dicen estan plasmados alli.

Jorge Muñoz dijo...

Me gusta mucho tu blog, y pienso seguirlo. Tengo mucha nostalgia de mis visitas a Morrocoy y dias de buseo... Un saludo

Anónimo dijo...

Hola, creo que lo que se ve en morrocoy se ve en toda Venezuela, lamentablemente la mayoría no apreciamos tener el país más bello del mundo, las calles de nuestras ciudades y autopistas igual reflejan nuestra inconsciencia, para mi morrocoy son las playas más bellas después de los roques, no se compara el color, temperatura etc. Conozco a francis, ella siempre me dijo “Cuando le pierdas el miedo al Mar serás capas de lograr muchas cosas” y así fue, a veces me pregunto si es real o es un ángel mitad humano y mitad sirena de mar, como tú dices le cuesta caminar, a diario lucha entre fisioterapias y medicinas, pero eso no es un límite para ser el maravilloso ser humano que es, vive recolectando medicinas para el hospital de chichiriviche, vive haciendo jornada de limpiezas con un equipo de voluntarios extraordinarios, algunos en el pueblo la quieren tanto que la nombraron alcaldesa de corazón de cayo muerto (el cayo que la vio nacer) jamás la visto vender paquetes, ella se involucra en asesorar y enamorarte del lugar aun antes de llegar. Los peces son sus hijos juega con ellos y se desplaza a pulmón tal cual sirenita, sus padres son un ejemplo de anfitriones, y leer el libro de visitas de vulcanos tours es un libro de motivación para el alma de cualquier deprimido, ojala el mundo tuviera mas ángeles como este, mas allá de todo lo malo que nos rodea fran es un ejemplo de vida, que te enseña a conectarte con la naturaleza en especial con el mundo marino de una manera extraordinaria y te hace tomar conciencia de que todos tenemos que poner nuestro grano de arena para cuidar este paraíso llamado Venezuela, tanto a ti como a Adriana me gustaría ver un artículo en el nacional porque Morrocoy se lo merece. Fran querida amiga, siempre combinadita bajo el agua y fuera de ella, gracias por hacer de mí una persona más segura con tu técnica de snorkel terapia, le perdí miedo al mar, me enamore del él, y sobre todo eres mi ejemplo a seguir, que dios te bendiga siempre Carolina

Anónimo dijo...

Hola arianna, con todo respeto me parece que tu articulo resume así, morrocoy no sirve, morrocoy es una porquería pero si algún día deciden ir contacten a Francis, yo he recorrido toda Venezuela, he visto la misma inconsciencia en margarita, en mochima, en choroni, etc. Particularmente morrocoy es hermoso, tanto así que los mismo colombianos vienen a pasar sus vacaciones aquí porque no se compara a Cartagena ni la costa colombiana, creo que este país debemos resaltar la belleza de cada lugar y luego hacer un llamado de conciencia. La diferencia de servicio es lo que hace la calidad, te voy a relatar mi experiencia en margarita yo me fui en un full day a Cubagua en un catamarán, donde me lanzaron en medio de un barco que tenia muchísima corriente sin chapaletas con un equipo de mascara y tubo que parecían de piñatería y 1 solo guía para las 180 personas del grupo de 2 catamaranes que fuimos por la empresa, el full day costo 450 bs y luego el servicio de fotografía 180 bs el cd de fotos, y 180 bs el de video si comprabas ambos te rebajaban 40 bs. Ese día dije que mas nunca metería mi cabeza bajo el agua, la corriente me arrastro en medio del mar, no veía nada, y el snorkel te dan solo 20 minutos para hacerlo todo exageradamente programado para un turista que no quiere cumplir horario sino disfrutar de unas vacaciones. Las fotos me dieron más tristeza aun me sentí estafada y sin duda me di cuenta de la falta de cultura de servicio turístico de este país Unos meses después fuimos de vacaciones a morrocoy y buscando información de que hacer nos hablaron en el hotel de vulcanos tours, casualmente en el hotel se alojaban unos argentinos que vinieron con vulcanos tours a Venezuela, conocimos a francis quien nos hizo un recorrido ameno, salimos en 2 lanchas y cuando llego el momento del snorkel le dije que no lo haría y brevemente le relate lo que me paso en margarita, cuando veo unas chapaletas me dijo yo no soy cualquier operador “confía en mí” no voy a dejar que nada malo te pase. Esas palabras me impactaron muchísimo y me pregunte si ciertamente estaba en mi país o en el exterior por la calidad de servicio que me ofrecieron. Decidí dejar mis miedos a un lado y después de una inducción de cómo usar, las chapaletas, mascaras, tubo, respirar, que tocar y no tocar bajo el agua, etc . Ese día éramos 20 personas en 2 lanchas con el gran capitán victor y su hijo jhoan. Lo que más me impresiono fue como francis nos llevo en 2 grupos de 5 personas y 1 guía para cada 5, eran paola con su acento divino colombiano y francis. Luego de que todo el grupo estaba en la playa después del snorkel, algunos como yo quedaron tan encantados que pidieron repetir snorkel y muy amablemente con complacieron un buen rato mas. Ese día simplemente jamás lo olvidare. Al día siguiente hicimos otra excursión a las cuevas, los canales etc impresionante igualmente un bello snorkel en cayo peraza. Cuando vi la calidad de fotos la presentación del cd me pregunte de nuevo si estaba en Venezuela, y 4 meses más tarde fui a conocer los roques en Marzo con francis su equipo y otros turistas italianos y argentinos. Verdaderamente conocí el paraíso y hacerlo bajo el agua con vulcanos tours en los roques no tiene precio. Francis la mama de los helados como te dicen, lo más grande que tienes es tu entrega por lo que amas, te mando todas las bendiciones que pueda ofrecerte, que Dios te bendiga a ti, a tu equipo, y se cumplan todos tus proyectos. Que orgullo me da saber que eres venezolana y todo lo que haces por este hermoso país.

Betty Ramos.

Héctor dijo...

Ariana cien por ciento de acuerdo contigo en cuanto a Tucacas y el desastre ecológico y social del "parque nacional Morrocoy". Si llego a volver probaré con Francis.
Un besote

Adriana dijo...

Que tristeza saber que Varadero es un basurero, yo fui hace años y era uno de los más lindos y paradisíacos (tal vez por lo poco frecuentado debido a la falta de servicios: sillas, toldos, restaurante). De sombrero no me sorprende, lo visito una vez al año por obligación (es el único cayo que les gusta a mis suegros) y me consta la pobreza mental de sus visitantes que no les pesa llevar comida y bebidas, pero si les pesa regresarse con los desperdicios que generan ( no me incluyo porque evito hacer lo mismo).
Gracias a ti Arianna y gracias a personas como Francis, Morrocoy ( y muchas otras playas y parques venezolanos) tienen guardianes generosos que luchan por su preservación... aunque la pelea sea dura.

Anónimo dijo...

Excelente artículo... Tienes toda la razón, es hora ue empecemos a respetar y a enseñar a la generación de relevo el respeto por la naturaleza y sobre todo por los paisaje venezolanos que son los mas bellos y espectaculares del mundo.

Male dijo...

Yo nací en Morrocoy, pasé todos mis fines de semana en Morrocoy y sí no pude sentirme más indentificada con tu post. Cada vez que voy lucho con mi familia para encontrar un espacio tranquilo donde relajarnos sin que venga ningún yate con sus cornetas a fastidiarnos. He visto como retroceden los manglares, he recogido basura hasta decir basta, he ido con mi familia con el sólo propósito de recoger basura y de limpiar cayos que me los conozco como la palma de mi mano. Tengo 23 años y me muero por ayudar a mi Morrocoy. He hablado con habitantes del pueblo y los mayores entienden las necesidades que tiene Morrocoy, tratan de inculcarle a los jóvenes el cariño por esas costas pero nada. Ni la autoridad, ni los visitantes ayudan a salvar lo que para mi es un paraíso. Después de leer tu post me lleno de entusiasmo y me propongo ir el a!no que viene con un plan para Morrocoy, algo puede y debe ser hecho. Gracias por la inspiración.

odibazó dijo...

hola, me gustaria ir y quedarme en cayo sombrero, si es posible de alguna manera ayudando a limpiarla, hace muchos años fui despues de carnavales y ayude a sacar las botellas de cerveza azul del mar.... tratamos de limpiar las colillas de algunas zonas.. per era demasiado.. lo hice con unos amigos. nos quedamos alla como 12 dias......entonces les pregunto por algo mas actualizado.....alguien a pernoctado en cayo sombrero? se puede acampar ahora? es peligroso? o es preferible quedarse en chichirivivhe o tucacas? muchisimas gracias

Yoli dijo...

Lo más triste de Morrocoy y lo más alarmante es la destrucción de la vida acuática y sobre todo de sus corales y manglares. No hablaste de Cayo Pelón, quizás no lo conociste, pero se hundió y no fue por la subida de las aguas, fue por la muerte de los corales que sostenían el cayo a flote. Hay un estudio reciente de la Universidad Simón Bolívar donde se analiza la causa de la muerte de corales y la destrucción de los manglares. El tema va mucho más allá de que la gente ensucia. La corrupción del gobierno ha permitido que se construyan Marinas que han destruido diversos manglares. Es grave lo que pasa en ese ecosistema, más grave de lo que se percibe a simple vista....

odibazó dijo...

Fui a cayo sombrero! llegue a tucacas y todo el mundo me dijo q no me podia quedar en el cayo y si lo hacia era bajo mi responsabilidad porque no era temporada alta..asi q no se harian cargo de nosotras..dos mujeres...
Evidentemete en venezuela no se pueden ver ds mujeres solas porque les falta alguien q las cuide.. alguien un hombre..... blah... siempre el machismo y el leon que te cuida es un hombre.. porque no puede ser simplemente uan mujer una mujer q se respete.. y que como muy bien sabemos hacr respetamos a todos...

en fin.. si llegamso a cayo sombrero.. y a simple vista todo muy bello... al ponerme los lentes y las chapaletas para nadar como pez... si ... vi.. una inmensidad de botellas soleras azules y verdes rodeando el arrecife.. rodeando luagres de la isla....
tambien habian latas... medio oxidadas ..y millones y milloes de chapas... por todos lados..

quien limpia el cayo sombrero??? nadie..

aparte ... y lo mejor de todo es que al salir del agua.. caminar unos pasos en la orilla... y ver una toalla sanitaria...a medio enterrar en la arena... NO TIENE PRECIO....
mi amiga de italia me dijo q ha sido la playa mas bella q ha visitado ...

para mi esto es una desgracia.. ver como poco a poco el ecosistema se vuelve mas mierda.. mierda por la cultura de mierda q tenemos
unas patas de cerdo arrojando cada basurita en la playa
evidentemnete dentro de otros 5 años q viaje a el cayo... ESPERO Q NO ESTÉ... Y SE LO HAYA LLEVADO AL MAREA OTRO LUAGR MEJOR.... porque los venezolanso no tenemos cultura de reciclaje ni de cuidad la naturaleza.. la poca q nos queda...

una tristeza enorme ver como se comen mi pais.. la basura.. los politicos.. y los hombres machistas..

Anónimo dijo...

Bueno yo también pienso lo mismo que tú al igual que todos las personas con un mínimo de conciencia, también visite un sitio precioso más allá de Cumanacoa dónde hay una fuente de agua espectacular que brota de las raíces de un árbol enorme y a lo largo del río esta lleno de papeles, botellas rotas, latas y pare de contar pero que podemos hacer tendríamos que cargar todos una escoba bajo el brazo y ponernos a limpiar a cuanto sitio público se visita.

odibazó dijo...

tendriamso q dar una educacion ambiental mas ferte en venezuela.. es lo unico que nos queda... el gobierno y la politica se nos ha escapado de las manos.. y con ello todo lo demas.. lo unico que tenemos los venezolanos es la tierra.. la tierra q debemos explotar de manera racional.. de manera optimista y reciclable.. las persona de venezuela tenemos que cambiar nuestra pezuña de cerdo que tira todo a la calle.. qno se preocupa or un bienestar natural para le dia de mañana solo en carros caros.. q no se pueden comprar.. en telefonos mobiles q te los roban en un dos por tres.. porfavor señores.. venezuwla se cae a pedazos y nos la quitan los politicos.. hagamo al menos algo provechoso de nuestras tierras las pocas q nos quedan .. cuidemoslas.. o sea porque ne otras playas del mundo simplemente la gente no deja tiradas ni las colillas de los cigarrillos.. porque esan consientes de que pueden cambiar el estado de la naturaleza.. q es la unica q tenemos y nadie ni nadie solo nosotros mismo podemos recuperarla...