12 junio, 2013

BENDICIÓN DE AGUA

La ceremonia de agua/ Foto: Diana Baldera
Dicen las señoras, que los matrimonios se bendicen con agua. Novia mojada, novia feliz. El instinto es un don insólito: cuando decidí que quería casarme en Canaima jamás había escuchado una palabra al respecto.
Y no, no llovió durante la ceremonia ni una gotica, pero me casé rodeada de agua, en una balsa que flotaba sobre la Laguna de Canaima. Federico y yo nos casamos viendo de frente los saltos, su poderoso escándalo de agua. Mi elemento siempre ha sido el líquido y el 18 de Mayo, a las 4:30 de la tarde, me aferré a sus bendiciones para decirle al amor de mi vida que quiero compartir con él esta temporada en la tierra.
Los que curiosearon #matriencanaima en Instagram ya han visto las imágenes y, dentro de un par de semanas, saldrá publicado en la Revista Todo en Domingo de El Nacional un artículo escrito por mi querido Jonathan Reverón contando cómo se hace un matrimonio venezolano (anoten porque viene con directorio y todo).
Yo aquí les voy a contar mi parte, ustedes me han acompañado en tantos viajes, los han aplaudido, me escriben, me celebran y hasta lloran conmigo una que otra vez. Sería una pichirrería imperdonable no relatarles mi versión de la boda.
Kerepacupay se asoma y me dice que sí
Me fui con Valenta y la comadre Lia el miércoles en la mañana, un amigo de la familia nos prestó un avión para llevarnos el perolero. En el aeropuerto me esperaba el camión que lleva las flores del Parque de la Exótica Flora Tropical de Yaracuy a las floristerías de Caracas. La instrucción: agarra lo que quieras, el resto se va a Caracas. Ni Disney supera la emoción de encaramarse en una cava repleta de flores -exóticas tropicales- a elegir las que te provoquen para tu boda. Lástima que era una diligencia rápida y no hay fotos, mi cara debe haber sido un poema.
Nos montamos en el avión con cajas entre los pies, telas en las piernas y la angustia inefable de que algo se quedaba. Llegando a Canaima el piloto nos llevó a ver el Kerepacupay Vená. Estaba todo nublado, pero como si de magia se tratara, el Salto Ángel abrió un espacito y se asomó. Como si supiera que yo quería verlo y pedirle permiso para casarme en su tierra. Como si me quisiera decir que sí. 
Tamarita fajada desde el primer día / Foto: Diana Baldera
Aterrizamos en Canaima y sin respiro comenzó la faena: bajar el perolero, buscar en Wakú el otro perolero que veníamos mandando hace meses. Ver que Tamara tuviera todos los ingredientes que necesitaba para la cena. Visita a cada una de las posadas para cotejar nuestra lista y la suya -por cierto, tuvimos un intento de arroceo gracioso, un imparcial pidiendo el "paquete Valentina Quintero" para el fin de semana...- poner a los invitados en las habitaciones más chéveres y cómodas y asegurarnos de que todo estaba listo para recibir a la familia y amigos que comenzaban a llegar el jueves. También acompañamos a Tamara y Juan en las faenas de la cocina que comenzaron ese mismo día. Mi primo Alejandro, llegado de Viena, estuvo metido de cabeza en esa cocina hasta el sábado sin parar (Te quiero Ale).
Regalitos naturales de Arte Más Sano para los invitados
El jueves nos dedicamos a las artesanías, armar lámparas, arreglar los regalitos de Arte Más Sano para los invitados, llevarlos a las habitaciones de cada quién en las posadas y tuve un ratico para acompañar a Andita y Jesse (mi madrinita y su flamante esposo) a visitar los saltos Hacha y Sapo. Una vez más, bajo el poder del agua pedí permiso y salió el sol y era como si me dijeran que sí.
El viernes la faena matrimonial arrancó con todo. Mi consejo superior matrimonial (Melón, Lia y Valenta) tomó las riendas de Wakú Lodge. Mesas del comedor salían y mesones de la boda entraban, cajas de bandejas venidas de Lara y Los Teques se colocaban abiertas, se eligieron cubiertos, platos, copas, se contaron más de cien veces los cien puestos que teníamos que tener. Cristiane tenía a Crispín encaramado en el techo montando lámparas que una primera lluvia se llevó al suelo para que supiéramos que había que asegurarlas mejor y comenzaron a llegar los invitados.
Recibiendo a los invitados, en esta caso mi Yubi (Valen atrás)
Valenta y yo, anfitrionas ejemplares del clan Quintero, nos instalamos en la pista de Canaima y recibimos en la puerta de los aviones a todas y cada una de las personas que venían a celebrar con nosotros. Alaridos, llantos, fotos, euforia. Mis amigos del alma cruzaron océanos y continentes, mi familia, mis afectos estaban ahí. Mis abuelo, los papás de Fede, sus hermanos, sus tíos y primos. Las amigas del colegio de mi mamá, los amigos de la vida de Fede. Yo, con el corazón repleto de agua les daba la bienvenida a los orígenes del mundo. Con los ojos aguados les enseñaba lo hermoso de esta tierra. Con el alma inundada les decía "Bienvenidos a Canaima". El 90% de los invitados a mi boda jamás habían estado ahí. Todos sabían que iba a ser bonito. Ninguno sabía que bonito es pequeño, que Canima es magia pura, poderosa y shamánica.
Los saltos de Canaima esperaban con arcoiris y todo
Ese mismo viernes se fue de paseo todo el mundo, a Kavak, a los saltos, a bañarse en la Laguna. 
En la tarde, finalmente, llegó mi amado, la pieza que me faltaba para anegar esa felicidad. Corrí a la pista a abrazarlo y lo llevé de la mano a la posada.
En la noche hicimos un brindis con acto cultural en Venetur Canaima. No hubo quien no diera las gracias. No hubo quien no se sintiera afortunado de estar en esa tierra, bañándose en ese agua de colores. Yo, agotada, apliqué sin pudor la bomba de humo y me fui tempranito. Mi cortejo enterito terminó en El Morichal bailando tecno merengue con los pemones.
El sábado llegó con agua. Llovió en la mañana. Duro. Luego salió el sol, llovió al mediodía y se dejó de eso. 
Temprano, antes del primer chaparrón, salí a kayakear con el padre Xavi y me confesé frente al escándalo del Hacha donde hablamos un buen rato de mi relación con Fede y con Jesucristo. Volví a tierra convencida de que Dios vive entre los saltos de la Laguna de Canaima. Serena, entregada y feliz. Xavi me había dado también su bendición de agua.
Desayuné con mi amado y lo mandé a Venetur a alistarse bajo la tutela de su padrino y hermanos. Mi consejo superior matrimonial daba carreras por la posada poniendo flores junto a Avrylita en todas partes. Maribel y Mari daban instrucciones y Julián comandaba la labor de la balsa con caminito sobre la laguna.
El equipo del amor y la belleza / Foto: Don Ungaro
Mi equipo del amor llegó puntual. Marcos Durán y Roberi Parra llegaron a ponerme bella y vestirme respectivamente (sólo ellos podían hacerlo con el amor que la ocasión merecía). Abrí la cajita con la Oh! Nena emplumada que me adornaría la cabeza y di alaridos de dicha. Mis zarcillitos Tarbay salieron de su caja y mis zapatos naranja de Ezio comenzaron a bailar en la suite que Wakú me permitió estrenar. Don y Diana se ocuparon de dejar testimonio fotográfico y Anabela y Chana de hacerlo en video. Cuando se acercaba la hora y yo no me veía lista, sólo La Lupe supo calmar mis ansias.
Mi cortejito primoroso esperaba listo afuera. Mi suegrita ya tenía a su hijo en el brazo y mi madre, preciosa y vestida por el mismo equipo no paraba de llorar.
Marcos y Roberi se ocuparon de llevarnos impolutas hasta la mitad del camino. Entonces le dijeron a Valenta que me velara. Un desastre, hubo que retocarnos el maquillaje tres veces. Cuando iba a comenzar mi canción para entrar le dije a mi madre: El camino que recorrimos juntas ha sido hermoso y lo haría mil veces más, hoy también caminamos juntas hasta el altar, no podía ser de otra manera.
Con mi madre camino al altar / Foto: Don Ungaro
Gracias mamaíta, has sido la mejor compañera posible. Otra vez retocamos del maquillaje.
Mi amado llegó al altar junto a su orgullosa madre y la Tonada de Luna Llena magistralmente tocada por la Orquesta y Coro Pemón de Canaima. Luego mi cortejo con las niñitas que más adoro en la tierra junto a Pajarillo. Nuestros padrinitos ambos venidos desde NYC y, finalmente, con una canción pemón alucinante, Valenta y yo recorrimos juntas el camino hasta el altar.
Y suena bien hippie, pero la energía que nos acompañaba era para levitar. Las sonrisas, los aplausos, la alegría. En esa boda no había un alma que no estuviera feliz de estar ahí.
Nos encontramos en el altar / Foto: Don Ungaro
Llegué al altar donde me esperaba Fede, ese alma serena y paciente que me calma con mirarme, ese hombre de las paredes de piedra que explora mi alma como quien explora el Chimantá, mi compañero de viajes, de vida, de ilusiones. El biologuito tesista de aves me recibió emplumada, velada, feliz, con sus dos ojitos que detrás de los lentes me gritaban amores. 
Xavi bendijo los anillos, Canaima bendijo nuestro amor, el agua bañó nuestro pacto de amor infinito y celebramos, con la cena extraordinaria de Tamarita, la bailanta de Dj Tati y el paseo al Salto Ángel al día siguiente, que nos amamos.
Gracias Canaima por el agua, gracias familia por acompañarnos, gracias Valenta por entregarte a esta locura de un matrimonio en la selva, gracias Lia y Melón porque quién necesita un wedding planner si ustedes existen, gracias a todos los que fueron, ayudaron y gozaron, gracias amigas queridas por acompañarme, gracias infinitas a la vida por permitirme ser feliz junto al hombre que adoro. Gracias.
¡Nos queremos! / Foto: Don Ungaro

27 comentarios:

Kelly dijo...

Y veo las fotos, te leo y lloro de emoción. ¡Que boda tan bella! Felicidades.

Alexander Chekspir dijo...

"El camino que recorrimos juntas ha sido hermoso y lo haría mil veces más, hoy también caminamos juntas hasta el altar, no podía ser de otra manera." Sin duda alguna esta es la frase MAS HERMOSA que he leído en tu blog! Me erizaste la piel. DIOS LES BENDIGA arianuchis y mucha felicidad a uds dos!.

FabiPaolini dijo...

Que bella tu narración de tu boda!! Se nota que fue absolutamente espectacular! Mil bendiciones para ustedes :)

marien dijo...

dios te bendiga.mil veces...a tu matrimonio, a tu vida.llena de aventura...y a tus ganas de querer y vivir a venezuela mas alla de lo que es...me.hiciste llorar,y aunque no nos conocemos, tu eres hija de la persona que me enseño de pequeña amar los viajes, la travesia y siempre descubrir mas y mas a Vzla! una boda de ensueño buena vibra para ti!

Luicy Limpio dijo...

Waoooo que hermosa narración!mil felicidades para ustedes que la dicha sea eterna!

Andreina Quintero dijo...

Qué hermosura de crónica Ari, se siente y se ve que hablas desde lo más profundo de tu corazón!
Que tengan un matrimonio feliz!!
Un abrazote!

Luis Bautista dijo...

Mi esposa y yo leímos tu relato y solo puedo decirte : lágrimas, lágrimas. Gracias por creer en el amor por creer en Dios y honrar la palabra Matrimonio. Bendiciones. Luis y Nathaly Bautista

Anónimo dijo...

A mi esas mismas limeas me arrancaron un par de lagrimas.J.O.

gaby dijo...

Que hermosas palabras de una hija para una madre, amiga, hermana! Dios bendiga tan bella union, una historia que nos hace creer que el verdadero amor existe

Anónimo dijo...

Luego de leerte lo que viene a mi mente es pensar que las historias de princesas y caballeros son verdaderas. Tú eres un ejemplo de ello. Millones de felicidades en cada uno y abrazos a Valenta que esta regocijante de orgullo y felicidad en esas fotos.J.

Maira Avendaño dijo...

Sencillamente hermosa, la boda , los novios y canaima, la energia es tan impresionante que con solo leer el cuento me dieron ganas de llorar de emocion..y el toque de tonada de luna llena hizo que derramara lagimas,si algun dia me caso, espero que sea algo al meeenos un poquito parecido. Dios los bendiga

Ana dijo...

No podía ser de otra manera. Qué belleza Ariannita. Mucho amor y felicidad para ustedes desde esta tierra que también tiene mucha agua para dar... aún en verano.

Mil besos xxxx


PS: Siempre me resultan curiosas las palabras que hay que tipear para demostrar que no eres un robot, en esta ocasión: surrenders.

Ema Bustamante dijo...

Bueno decirte que me emocione como si estuve ahí, como comente un día no podía ser de otra manera una boda tan hermosa, en un sitio mágico para una personita como tu, que tiene ese ángel tan bonito y una sencillez que quizás muchos ni se imaginan.
Dios los Bendiga Pequeña de corazón te lo digo, así pues como cuando se le dice a una hermanita, que la felicidad, el amor, la salud y mas los acompañe por el resto de la vida. Besotes, se te quiere.

No sé tu nombre aún dijo...

Gracias por compartir este momento y tantos otros, tu visión y tu versión de las cosas. Muchas gracias, de verdad que en parte leer tu historia nos reconcilia con el amor y los sueños. Bendiciones pequeña.

Anónimo dijo...

Felicitaciones!! Q Dios bendiga siempre esa unión, muy lindas palabras a tu mami. Un buen lugar para ese momento especial en la vida. Gracias por contarnos tu historia.p

@marjoriezea dijo...

#AmorEs ..... He llorado dos veces con este blog; con la entrada sobre Keala y con esta... Una belleza, es lo único que puedo decir...

maria carolina morales dijo...

Wuaoooo!!! arianna primera que me fajo a leerte soy una fiel seguidora de tu mami y sus viajes y por supuesto de ti, muchas felicidades!!! estoy super emocionada....que bello todo tengo ganas de irme a Canaima ya mismo pero bueno y la plata??? los felicito y gracias por compartirlo; todo es una belleza.

Anónimo dijo...

el atuendo de Valenta estaba como ridiculo.

Anónimo dijo...

Espectacular, sencilla y plenamente hermosa tu ceremonia, el entorno y todo lo q lograste hacer, de verdad amé tu narración y si creo q Dios estuvo allí bendiciendo a través d la naturaleza y esa frase del camino recorrido con Valenta me hizo llorar. GRACIAS

Anónimo dijo...

al biologuito lo que le espera es CACHO PAREJO.

oritza mora de malizia dijo...

Wow..!Espectacular tu relato,mil bendiciones para ti y tu amado!lagrimas y mas lagrimas de emocion de tan bellas palabras!Para tu mami mi admiracion por siempre!

Ce dijo...

Hermosa crónica llena de sentimientos.

Fátima Carolina dijo...

Chama deberías escribir otro donde hables de los costos estimados de una boda con este estilo así.. Felicidades a ustedes!!!

Fátima Carolina dijo...

Chama felicidades por tú hermosa unión! Sí es posible porfa escribe otro en donde hables un poco de los costos estimados de una boda así...

Gracias... <3

yux aram dijo...

Creo que las palabras se quedan "cortas" (ante esa crónica), para expresar tanta emotividad... Simplemente maravillosa...! Solo te deseo que continúes siendo tan feliz....Siempre! :-D
Yux A.

Mariale Wiencke dijo...

Que hermosa boda, cada palabra que la describe esta llena amor y ternura, gracias por compartir este hermoso día con nosotros. Fede y tu estaban bellísimos y se ve que respiraban felicidad. Dios los bendiga siempre en su matrimonio y los colme de felicidad. Y mil felicitaciones a tu increíble madre (Valenta), que te ayudo en tu sueño de hacer una boda venezolanisima y te ama en cada suspiro. Felicitaciones... disfruté ver todas las fotos de #matriencanaima

JoseAR dijo...

El Post mas extraordinario que has escrito hasta ahora y es que la ocasión no era para menos. Dios siga derramando bendiciones sobre ti, tu espectacular madre, tu esposo y tu unión. Felicidades!!!
p.d. mas fotos por favor